Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Presentación

  • : Las Razones del Diablo
  • Las Razones del Diablo
  • : Cosas que nos pasan todos los días. Cosas que creemos no son historia, pero lo son.
  • Contacto

Perfil

  • Fausto Lipomedes
  • Ni idea
  • Ni idea

Enlaces

10 enero 2017 2 10 /01 /enero /2017 01:33

Bajo a tirar la basura antes de irme a trabajar y allí me encuentro con un futbolín abandonado. Y digo abandonado porque el artilugio aún está en buen uso. Me pregunto porque lo habrán desdeñado de tal manera, e imagino a gentes alrededor de él, girando las muñecas, riendo y metiendo goles. Supongo que algún artilugio tecnológico lo habrá sustituido, después de todo acaban de abandonarnos los Reyes Magos.

Ayer estuve con un optimista tecnológico, dice un colega. 
¿Un optimista tecnológico? Le pregunto.
Sí, un optimista tecnológico. 
Ah, ¿y eso?, ¿qué predicciones hace? Vuelvo a preguntarle. 
Psss, bueno…..
Mi interlocutor tarda en dar argumentos, no acaba de arrancarse. No sé si le importa un culo el tema o el optimista tecnológico no ha sabido exponerle las ideas que avalan su optimismo. 
Soy impaciente, así que arranco,  “Siempre que me preguntan por la tecnología y cómo ha afectado a mi profesión, digo lo mismo: ahora trabajo 24 horas, siete días a la semana y cobro la mitad, a lo mejor menos de la mitad, que antes de esta revolución tecnológica.  Mira, el jueves pasado, estaba plácidamente sentado en el sillón de mi casa y recibí un mail, a mi nombre, es decir, directo a mi intimidad, de una tipa, ubicada en un lejano lugar, que me obligó a variar mis planes de vida para el día siguiente, y era el cinco de enero y disfrutaba de unas merecidas mini vacaciones. Claro, te envían un mail y cuando aprietan el botoncito de enviar deducen que ya estás alertado. Y eran los 22.30 de la noche. No me jodas, ¿eso es optimismo tecnológico?
Mi interlocutor, no sabe qué decir, es más, no sé si me presta atención. 
Sigo elucubrando, y, sobre la marcha, pienso que la culpa es mía por mantener el ordenador encendido.  Pero también pienso que me hubiera dado igual, porque el correo está sincronizado con mi teléfono, claro que el teléfono podía tenerlo apagado también, pero en ese caso me hubiera llegado al reloj, que también recibe correos. Solución, podría desconectarme del mundo, pero he de comer y el problema no es mío, es del mundo, el puto mundo global, el imperio donde nunca se pone el Sol, el imperio donde siempre hay una bolsa de valores abierta, o varias a la vez, por lo que siempre hay ansiosos accionistas queriendo cobrar beneficios, que indica que siempre hay vendedores vendiendo y compradores comprando. Y para comprar cotejan información, da igual que sea verdadera o falsa, basta con que, simplemente, exista.  
Optimismo tecnológico, me parto. La tecnología ha traído sólo presente y precario, ha destruido el pasado y el futuro se lo ha fulminado. Y si no es suficiente con esta realidad, ponte unas gafas y vive en otra. Puto maná de pixeles que te transporta a paraísos y a situaciones, que tú, jodido mierda, no vas a vivir, por eso te la dejo vivir de mentirijillas. Y se nos cae la baba, como a los bobos, por ponernos las putas gafas y mientras tu navegas en mundos cibernéticos, en soledad,  desde fuera, chaval, es patético verte como un clon, con los brazos extendidos, dando pasos temerosos e inciertos, pisando en la realidad en la que vives, oscura, miserable y maloliente. ¿Optimismo Tecnológico? Y sólo acaba de comenzar. 
Mi interlocutor creo que pasa de mí, no me escucha, está a otra cosa, no sé a qué, mira la pantalla de su ordenador, espera algo. 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes
Comenta este artículo

Comentarios