Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

  • : Las Razones del Diablo
  • Las Razones del Diablo
  • : Cosas que nos pasan todos los días. Cosas que creemos no son historia, pero lo son.
  • Contacto

Perfil

  • Fausto Lipomedes
  • Ni idea
  • Ni idea

Enlaces

30 septiembre 2010 4 30 /09 /septiembre /2010 13:31

IMG01132Estaba en una comida oficial. Con oficial me refiero a una comida repleta de gente, formal, con chaqueta y corbata y en las que no sabes qué hacer, si prestar atención al pescado o al interlocutor que, con las mismas ganas que tu de estar ahí, te cuenta algo también formal y nada sorprendente. Tomábamos un vino antes de sentarnos a la mesa, besos, sonrisas, apretones de mano.

Me suena el móvil. es un hombre joven, casado, con dos hijos pequeños, uno de ellos con un problema que aún no han sabido diagnosticar y que le provoca angustia, y lo entiendo. Un hombre joven al que han nombrado general manager, CEO, executive manager, o algo así, en España, de una multinacional norteamericana. Un hombre joven al que le gustan los bonsais y los denominados "gadgets", es decir, esa colección de dispositivos personales digitales, electrónicos, asistentes individuales con pantallas táctiles y botoncitos y lucecitas y pantallitas y mensajitos que se disparan, y opciones y configuraciones y una espiral de posibilidades inservibles y absurdas.  

Hola XX, me dide

Hola YY, le respondo, ¿qué tal estás?

Bien, me dice él, y le noto en la voz algo extraño, como si tuviera prisa, como si me llamara desde la terminal de cualquier aeropuerto, corriendo por los pasillos intentando coger un enlace. 

Me pillas a punto de comenzar un almuerzo, pero tengo unos minutos, le digo. 

Nada, me dice el tipo, tardo poco, (hace una pausa), que estoy fuera de XXXXXXXX (su empresa). 

En un primer momento, lo veo lógico. Obviamente no está en la oficina, eso es obvio. Me quedo en silencio esperando más información. No llega el diálogo. 

¿Y?, le pregunto estúpidamente. 

No, que estoy fuera, que ya no trabajo en XXXXXXXXXX. 

¿Cómo? ¿Qué te han despedido?

Pero, ¿desde cuando?, le pregunto sin entender nada. 

Desde esta mañana.

Me empieza a contar que lo veía venir, sus problemas de química con el jefe italiano......., y cómo ya me se esas historias, no dejo de pensar en su situación, en su familia, sus hijos, sus bonsais, su iPAD fabricando en estados Unidos, que había adquirido en Estados Unidos, y del que decía, con el rostro iluminado como un niño pequeño, que la usaba por la noche en la cama, y que no molestaba a su mujer, al lado de su chica leía la prensa, miraba mails, películas, con sus casquitos puestos. Sin aun cumplir los 45. Y mientras me contaba sus hábitos con su iPAD, yo pensaba en las razones por las que no follaba con su chica, y prefería a la estúpida máquina, o en caso de estar poco activo sexualmente, por que no se dejaba abrazar por el sueño.  

El seguía hablando y yo pensaba,en segundo plano, en el agobio que notaba en él durante los últimos meses (call conferences, video conferences, power-point conferences, multiconferences, network conferences, viajes, tanto tormentosos como relámpagos, reuniones, meetings, seminarios, desayunos de trabajo, más reuniones, y esa sonrisa al hablar de su iPAD. Lo imaginaba con sus forecast, sus presupuestos, sus hojas Excell, sus presupuestos. Le oigo en medio de aquellos pensamientos diciéndome que el jefe quería que fuera un látigo con la gente de la empresa, y que él no es así. 

Pienso en él, obviamente lleva razón, es un joven hombre muy barbilampiño, ligeramente rellenito, emite bondad, y esa risita de los niños un poquito raritos con problemas de relación, capaces de vivir intensamente una estrecha relación con una máquina o con un bonsai. 

Estoy perplejo XXXXXX, le digo. Chico, no se que decirte, añado. Y es verdad, no se que decir. Me parece tan irreal. Seguramente España sea un punto en un mapa mundi para alguien en Detroit, en Michigan o en Texas. Un punto al que acariciando suavemente en su pantalla táctil multicolor, se transforma en datos económicos en tiempo real. Cifras que pueden ser rojas o negras. Si son rojas durante más de un trimestre, a la mierda. El yankee que maneja la máquina, normalemnte inculto, volverá a acariciar el punto, y un mensaje instantáneo viajará en el tiempo, pero también real, hasta el mail de otro dispositivo personal de otro ejecutivo europeo con potestad sobre XXXXX. Llamada, viaje a la sede central europea, despido, y al volver, a XXXXX le acompaña un guarda jurado gordo a su despacho a recoger la foto de los niños y el reloj de la mesa. 

Quedo en comer con él la semana próxima. No se como continuar. Intuyo que es un riesgo que asume. Me dan ganas de preguntarle sobre su iPAD, pues es el tema sobre el que he notado más intimidad a la hora de hablar con él. Creo que no es apropiado. Le cuelgo. me incorporo al grupo de la gran mesa con una estúpida sonrisa en los labios. Soy incapaz de asumir tantas cosas a la vez. No hay tiempo de pensar en ellas. Las cosas ocurren tan rápido que no se puede profundizar en ella, sólo navegamos sobre ellas, volando.

Empieza la comida. Un cínico obsesionado con decir cosas empieza a hablar. Ya me lo se, más de lo mismo. Mi móvil está sobre el mantel. Lo agarro casi con violencia para que el resto de los comensales se den cuenta de mi movimiento. No me llama nadie, pero simulo que si he tenido una llamada. Lo llevo a mi oreja, digo "sí" en voz bajita. Nadie se mosquea. Me levanto simulando que es una llamada importante,  salgo del salón, respiro, me voy al cuarto de baño y respiro. Me lavo la cara, me miro en el espejo, me sonrío a mi mismo, pensando en la locura que invade todo, en lo absurdo de todo, pensando en cuando acabará, en cuando se detendrá, en volver a la sala, en retomar la dinámica del absurdo, como una marioneta, sin más vida que que la que la propia vida, esa loca, te quiere dar. 

 


 

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en La crisis
Comenta este artículo
29 septiembre 2010 3 29 /09 /septiembre /2010 19:47

IMG00150-20100906-1240Me he levantado sobre las nueve y cuarto de la mañana. Con esa sensación de que tendría que estar ya de píe. Miraba el reloj de reojo con mala conciencia. Me he desperezado y arriba. Café y a trabajar. he pasado toda la mañana trabajando, devolviendo mails, escribiendo otros. Con un informe lleno de signos negativos. Mal va la economía, mal van las ventas, mal va la recuperación. Degusto ese sabor agridulce de ver si todo explota, si todo se va al carajo. No tengo noticias de la huelga. ¡esquirol, chupaculos del patrón! Aquí en casa suenan las hojas con la suave brisa que sopla, el mundo está lejos. 

Trabajo pensando en qué hacer por la tarde. Quiero hacer algo de ejercicio. también quiero ir a comprar libros, y si se pone también hacer compra.  Me pongo nervioso tratando de planificarlo todo mentalmente. El puto informe se me pone de lado, se atasca. Sigo con él, apago música y me concentro y me lo quito de encima a las tres de la tarde. Te he llamado, pero como desde hace un tiempo pasas de mi, de apretar la tecla. 

Termino, no como, me bajo a la bici, leo mientras pedaleo, sudo, se me va el santo al cielo. pedaleo y leo. Acabo una novela negra, uno de esos best-sellers. Siempre tengo la convicción de que el asesino ha de ser alguien de los personajes de la narración. ¡Detectado!, una vez más una solución sencilla. Acabo, me ducho y me voy de compras. Mientras viajo pienso en si estará todo cerrado, cristales rotos, pegatinas rojas en los escaparates. El sol luce, oigo a Mozart, la música me lleva por las curvas, la luz me da en los ojos, hace calor. Llego al centro comercial. Nadie en el aparcamiento. Me meto dentro, todo abierto, compro libros, compro un cinturón para los vaqueros, compro unos pendientes para mi hermana (fue su cumpleaños el pasado lunes). La dependiente, una adolescente de negro, me atiende con suma amabilidad. Hasta hace poco podía pensar que por atracción, ahora ya me debato entre ese pensamiento o por respeto a un hombre mayor. 

Me tomo un café, me leo las primeras hojas del libro que he comprado antes. Me gusta. no hablo con nadie. me doy cuenta de que llevo todo el día sin hablar con nadie. Me da igual, asumo que no estás, que no vas a estar, que he de concentrarme en que no tiene pinta de que alguna vez vayas o vayamos a estar. 

Me vuelvo a casa, y paso por le super. Todo vacío. pago y me piro, llego a casa, y sigo leyendo el libro que empecé mientras tomaba el café. Se va el Sol. Viene el gato, juego con él, hablo con él, siento ternura y cierta lástima por mi mismo. No se cómo me percibe el gato, o que percibe de mi. Siempre tengo esa sensación de no prestar demasiada atención a los animales que quieren jugar conmigo. Hace fresco, me meto, pienso en ti, miro el reloj, no se dónde estás, ni qué haces, puedo imaginar tantas cosas. Estoy a punto de llamarte, pero ya se que no lo vas a coger. 

 

 

 

 

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en Cosas de todos los días
Comenta este artículo
28 septiembre 2010 2 28 /09 /septiembre /2010 11:32

IMG00154-20100915-1001.jpgAyer me preguntaba una amiga mía que como va esto de la crisis. Quería saber cual era mi opinión, si salíamos o no de ella, y que perspectivas había. menuda pregunta. Le contesté que no tenía ni idea, que todo dependía de cómo la midiera ella y qué factores tuviera en consideración. En todo caso, sí la comenté algo de lo que estoy seguro, que de cambio en el modelo productivo nada de nada, que de nuevo orden económico para que no se vuelva a producir un colapso financiero, nada de nada tampoco. Que si de algo no cabía duda, es de que el neoliberalismo económico da un nuevo giro de rosca, que las ideas de izquierdas quedan arrinconadas, inexistentes, y sólo tienen como reflejo al dictador comunista de Corea del Norte y la agonía del poema cubano. Escoramos hacia el fin del mundo auto consumido por nosotros mismos, explota el planeta, nos lo zampamos, y asistimos al colapso como un gran fuego de artificio con nuestro casquitos puestos. A la mierda. 

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en La crisis
Comenta este artículo
27 septiembre 2010 1 27 /09 /septiembre /2010 23:19

Yo, tu, él, nosotros, vosotros, ellos, la vida. Falta un sujeto en la declinación clásica y con tanta fortaleza como cualquiera de los demás. La vida, la jodida vida, la preciosa vida, la vida que nos vigila, no se muy bien si desde abajo o desde arriba. La absurda vida que te deja soñar, no se porque, si nada más que ella es la real. La vida que creemos hacemos nosotros, pero es mentira. La vida tirana que nos embruja con gestos de incertidumbre sin haber ninguno en nuestro camino. La vida, que de jodida que es se vuelve aburrida. Mejor no hacerla caso ¿verdad? y seguir con ella, como ese amigo o amiga que pasea silencioso o silenciosa a tu lado, sin decir nada, solo carcomiendo tu cerebro. mejor hagamos nuestra vida, aislados, con nuestro ipods, nuestros facebooks, y nuestros twitters y con vampiros que se enamoran. La vida, absurda vida, capas de nada que se suceden, una detrás de otra. 

Portugal verano 09 146

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en Cosas de todos los días
Comenta este artículo
22 agosto 2010 7 22 /08 /agosto /2010 11:12

19-20-y-21-agosto-2010 3424Ni siquiera se que voy a escribir. Nueva ola de calor, y debe ser la sexta o la séptima. Sigo con esas sensación de parálisis que parece haberse instalado en mi cerebro. Aborrezco el mes de septiembre que se acerca amenazante como una mancha de aceite, de manera silenciosa. Llegamos tarde a nuestro proyecto, ¿verdad mi vida? Pero habrá más, muchos más, aunque a ti y a mi sólo nos hace falta uno.

 

19-20-y-21-agosto-2010 3433Este verano será para olvidarlo. Tanto recorrido por tiras de asfalto en medio del campo, bajo el Sol, sin saber muy bien dónde vamos, sin apenas tiempo para recordar el pasado, engullendo presente a marchas forzadas, tratando de construir una coherencia de normalidad a contrapié. No es así nuestra vida, no ha sido nunca la tuya de esta manera y la mía tampoco, por lo tanto, no habrá de ser así nuestra vida.

 

19-20-y-21-agosto-2010 3437El verano es para pasarlo en casa. Salimos a cuatro sitios y está todo tan lleno de zombies. Reina la mediocridad. La gente se viste de verano, la gente se pone colores chillones y alguna prenda de carnaval, que bien puede ser un sombrero de cuero o unos calzones de colores fosforescentes. Se cuelgan bolsas y bolsitas en los cinturones. Vagan exhaustos por lugares bellos llenando el entorno de ruidos, de prisas, incapaces de detenerse a contemplar y a sentir. Hay ruidos, niños que excitados que chillan, risas, barbacoas, perros que olfatean y ladran, miles de palabras evidentes, montones de energías desgastadas, tiradas a la basura sin siquiera usarse. Agotados, sedientos, moviendo sus grandes cuerpos, a golpe de chillido, a golpe de mandíbula. Padres con videograbadoras que se han pegado a su mano. Un frenesí de consumo de tiempo muerto que no se sabe que hacer con él.

 

19-20-y-21-agosto-2010 3439Pasan lentas las horas en verano, que no los días, que se escapan con esa frustración que da no saber que hacer con la vida. Que a veces se pone jodidamente enrabietada. Sin orden ni concierto, en silencio. Minutos tirados a la basura y el reloj no para, sigue inexorable su marcha, siempre hacia delante. Quiero que llegue el otoño, quiero que llegues tu de una vez por todas 

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en Viajes
Comenta este artículo
17 agosto 2010 2 17 /08 /agosto /2010 11:17

Agosto2010 3416La vida es un solo ciclo repleto de sub ciclos que se repiten finitamente. Falta una aventura lineal que de sentido al único ciclo vital que por accidente nos tocar sobrellevar. Desechando esta aburrida idea de nuestra cabeza podemos reír y ser felices, pero en el fondo todos sabemos la absurdez tan enorme que es esto.

Ayer vi con mi hijo una película que logró mantenerme los ojos humedecidos la mayor parte del tiempo. Se trata de una película de animación llamada up. Si no la habéis visto os la recomiendo vivamente. No os voy a contar porque, mejor la veis y sacáis vuestras propias conclusiones, pero va sobre esto. 

 

Sigo ordenando mi música, aunque ya he perdido ese ímpetu inicial que me empujó el primer día. Digamos que ahora me mueve la convicción. Somos como calderas que hemos de alimentar constantemente con leña o con carbón, el resto nos movemos cuesta abajo, llevados por la inercia de esa fuerza inicial.

 

A veces creo que soy aburrido, a veces pienso que soy realmente ridículo y con una cabeza que alberga un cerebro reducido a sentir agobios y angustias. Ridículos agobios y ridículas angustias. Mi cabeza planifica desde que se levanta, mi cabeza traza franjas horarias y dota a ciertas actividades la categoría de superiores, lo que subyuga a las demás a secundarias e incluso a sacrificables para dejar espacio a las que califico como prioritarias. Ello provoca que muchas veces la espontaneidad no exista. Incluso diría que la mayoría de las veces no existe. En medio de ese enjambre están mis pensamientos sobre mi alrededor. En medio de ese enjambre enjuicio y critico, aplaudo, admito, reconozco o me enfrento con determinación a hechos, a veces incluso con ira. El resto del mundo me da igual. Me importa poco. Suelo concentrarme sobre lo que ocurre a mi alrededor, y mi alrededor es aquello y aquellas personas que mantienen un contacto directo conmigo. Mi vecino me importa un carajo y a partir de ahí el mundo y el universo. No me siento parte de él, y vuelvo a lo absurdo de este tránsito hacia nada.

 

moarves (50)Conozco a escasas, escasísimas personas de las que pueda determinar que aquello que dicen, aquello que hacen y piensan es sincero. Esas personas me interesan, esas personas, aun discrepando de su forma de pensar, ejercen un magnetismo fascinante que me atrae a ellas. El resto me parecen artificios, el resto me parecen mezquinas y malolientes. El resto me resultan despreciables mecanismos con forma humana, zotes, organismos basados en el egoísmo tribal incapaces de bajar la guardia. Gente que quizás se haya tomado esto en serio y que tenga objetivos mezquinos y mortales, que me interesan una mierda. Por lo tanto, jamás serán sinceros, excepto en sus momentos de debilidad. Quizás por ello lleve tan mal lo de relacionarme, y haya gente que me recrimine, como a un niño, el que a veces no salude a un recién conocido, pero me da tal pereza, me resulta tan pesado lanzar un hola a ese desconocido o desconocida que, en realidad, me importa nada. Me resulta tan insufrible dedicar diez minutos a ser formalmente cordial y hablar de lo evidente, de lo que todos sabemos ya. No me interesa lo que todos sabemos, pues ya es conocido y el resto son opiniones expresadas con más o menos originalidad sin capacidad para modificar el hecho. Ahora todo es tan rápido, tan sencillo, tan fácilmente expresado con ese lenguaje de párvulos para que nadie quede al margen del conocimiento, que el mundo parece haber perdido su alma.

 

moarves (23)Creo que sería feliz haciéndome ermitaño, viviendo en silencio, concentrándome en lo puro después de haber desechado todo lo sobrante y lo accesorio. Creo que sería feliz viviendo sin el maldito buscador de google y concentrándome en encontrar las razones de lo más rutinario a mi alrededor, pero bajo mis criterios. Sería entonces un acto en el que el alma entraría en el raciocinio buscando una explicación a los hechos basándose en los sentimientos. Construiría una razón fundamentada en la pasión, en contemplación de lo que considero bello, admiraría la sencillez, un trazo, un sonido, un color, un suspiro.

 

IMG00132-20100805-2004Quizás esto, en sí mismo, sea un proyecto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en Cosas de todos los días
Comenta este artículo
16 agosto 2010 1 16 /08 /agosto /2010 18:38

GSC 0001Las nubes de ayer noche presagiaban la fina lluvia de esta mañana. Continuo con mi mudanza cerebral. Esta mañana me he levantado y me he bajado al salón a tomar mi café. Me gusta americano, con apenas leche, sin azúcar. He mirado la persiana bajada del salón. Estaba medio dormido. El día estaba gris y llovía ligeramente. Resultan extrañas las luces que provocan un día gris después de tantos días blancos.

 

GSC 0004Miraba la persiana, de esas que tienen pequeños agujeritos por los que entra la luz aún estando bajada. He contado pacientemente los agujeritos de una de las líneas, había cuarenta y dos. He vuelto a contar otra línea para verificar que no me equivocaba. Exactamente los mismos, cuarenta y dos. Luego he contado las líneas: cuarenta y cinco, y he multiplicado pacientemente cuarenta y dos por cuarenta y cinco. He multiplicado cuarenta por cuarenta, luego he añadido las cinco líneas restantes, y los dos agujeritos extras los he calculado con una operación mental independiente: mil ochocientos noventa agujeritos tiene mi persiana. He acabado agotado y luego me he preguntado la razón de tan estúpido ejercicio aritmético. 

 

GSC 0005Quizás sea necesidad de conocer datos absurdos de la casa que ya tengo en mente dejar. Necesidad de conocer todos los detalles en los que nunca has reparado porque sabes que el tiempo se agota en ese lugar, y que no vas a tener oportunidad de hacer ese puto cálculo en un futuro próximo, pues son cálculos propios de mentes en blanco, o quizás de mentes llenas que no tienen capacidad de proceso. Si algo echaré de menos es esa sensación de agujero negro de esta casa. Una sensación de cambio de dimensión que provoca esa curva limitada por árboles recortados contra el horizonte para llegar a ella. 

 

moarvesAnoche hablé contigo. Te provocan tal vacío tus ferias. Te noto tan extraña, como si nadie pudiera participar de ellas a pesar de la cantidad ingente de gente que hay siempre a tu alrededor. Es como si fueras la guardiana de un tesoro insondable que sólo tu conoces. Un tesoro que anida en tu mente, un secreto, una verdad que nadie imagina, pero que son las claves que explican tu existencia. No hay forma de penetrar en él, sólo cupieron temas livianos en nuestra conversación, sólo caben palabras sobre las rutinas más simples y sencillas, sólo cabe poner a funcionar mi cerebro a marchas forzadas para suponer y hacer conjeturas sobre eso intocable mientras una mínima parte de él lo dedico a mantener la conversación sobre trivialidades.  Es como si estuviera prohibido ilusionarse, como si hubiera implosiones en vez de explosiones de entusiasmo.

 

GSC 0006Intento a veces horadar en ese secreto, rozo su membrana exterior y salgo despedido de él como repelido por una grandiosa fuerza gravitatoria de un enorme planeta, rechazado, lanzado lejos; y me quedo suspendido en un espacio negro, viéndote resplandecer en medio de la oscuridad. Veo la luz fuera desde las sombras y sólo me cabe asomarme.

 

 

 

  

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en Cosas de todos los días
Comenta este artículo
15 agosto 2010 7 15 /08 /agosto /2010 13:28

IMG00134-20100810-0858Tengo música acumulada con los años. Está dispersa entre CD´s originales y no, archivos sonoros en el ordenador, descargas legales y no. Música de mi adolescencia, música clásica, rock, pop, música religiosa, barroca, música experimental, melódica, house, electrónica, new age, algo de punki. Tengo tal melaza de música, toda tan revuelta, perteneciente a tan distintas etapas de mi vida, música que no sabía ni que tenía, música  que han traído a mi vida distintas personas que alguna vez han estado conmigo, música que no se, o no recuerdo como ha llegado a mi. Tengo grupos que no conozco, discos que desearía recordar el momento y la forma en que me hice con ellos, o quien me los entregó. Música que me recuerda inviernos, música de luces de ambiente en un ambiente cálido. Música a la que asocio una extraña felicidad, una extraña paz.

 

Todo en mi vida es así. La misma pelota de goma que conforma mi música puede aplicarse a la ropa, a mis cuadernos, a mis bolígrafos y plumas. Quizás menos a mis libros. También tengo una pelota de goma hecha de utensilios de cocina, aparatos electrónicos, mis casas, bombillas y, sobre todo, mis recuerdos son una pelota de goma de múltiples colores. Mis relaciones personales, mis relaciones familiares también son una gorda pelota que lanzas al suelo y nunca sabes en que dirección va a botar.

 

Lo más dramático de todo ello es que el tiempo se acaba, y me he dado cuenta de este hecho desde el centro de esa pelota, ahogado y escondido en el núcleo de la bola, viendo como llegan a mi pequeños resquicios de luz, de coherencia, de sentido común. Años desperdiciados, años aburrido, perdiendo el tiempo entre opciones baratas, a sabiendas de que era malgastar el tiempo. Años accediendo, años otorgando ninguna importancia a hechos que sí me afectaban. Años haciendo la vista gorda, razonando que el tiempo todo lo pone en su sitio, que el tiempo todo lo demuestra. Pero el tiempo se acaba, el tiempo es limitado y absurdamente corto.

 

P1Quizás sea el tiempo de cambiar. Quizás sea el tiempo de organizar todo este despelote de la pelota. Quizás sea el tiempo de marcar unos objetivos y tratar de vivir coherentemente la segunda parte de la vida, que da igual cuanto dure. Quizás sea el momento de sentir que la vida tiene un sentido y que la acumulación de tiempo también lo es de felicidad, de gozo. Quizás sea tiempo de sentir pena por morir, por abandonar para siempre una lógica que te satisfacía y no sólo por miedo a lo desconocido que no es nada, sino estados orgánicos, oníricos, una liberación del espíritu que, seguramente, tenga una explicación científica.

 

P2Quizás sea el momento de sentir que todo es parte de una línea recta apoyada en otras tantas que forman una estructura que va creciendo. Quizás sea el momento de cumplir los sueños, de aniquilar el caos, de desprenderse de los harapos, de todas esas historias que no aportan nada, sino sólo confusión. Quizás sea el momento de quedarse con lo puro, con lo básico, como tu románico, algo sólido, simple, perfecto, austero, de fiar. 

 

IMG00131-20100803-1942Quizás, mi amor, sea el tiempo de sentir ese remanso de tranquilidad. Quizás, mi vida, sea el momento de no sentir la felicidad como algo esporádico y efímero, sino como algo sólido, tan pesado, tan definitivo, tan firme como esa tierra que tanto nos gusta a ti y a mi. 

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en Cosas de todos los días
Comenta este artículo
4 agosto 2010 3 04 /08 /agosto /2010 12:58

IMG00122-20100728-1454Se me antoja lejano lo hace poco ocurrido. Son tantos los hechos, los acontecimientos, que apenas consigo darles perspectiva en el tiempo. Hace tan sólo unos días que pasamos con la cabeza mirando al cielo al que señala esta magnífica catedral. Siempre que la veo imagino a los peregrinos o a los simples artesanos y labriegos del medievo, acojonados ante tanta grandeza. Que buenos recuerdos tiene Burgos para nosotros, es una especie de refugio que supongo siempre tendremos, un espacio donde poder acurrucarte y recordar, una especie de máquina del tiempo sentimental y plena de emociones. Pipo mayor, en un escalón menos, el ir y venir oteando tu hogar durante unos días, mientras tomamos un café. La camiseta, la faldita, los pantalones que siempre decidimos traernos con nosotros desde esta ciudad. Oteiza y la necesidad de tocar su obra, de palparla, de sentirla. 

IMG00121-20100728-1312Los vinitos en sus callejas, el Morito, ensaladas, más vinitos, aunque a ti te dio por la cervezas. Nuestras miradas, esa especie de paréntesis donde nada ocurrió antes, donde nada ocurrirá después. Nuestro tiempo pleno, controlado, con un principio y un fin, limitado pero nuestro, una vida comprimida. 

IMG00128-20100801-2142Luego desaparecemos. La lejanía parece diluirlo todo poco a poco, se difuminan los últimos colores del resplandor que vivimos. 

IMG00129-20100801-2150Y todo, poco a poco, va volviéndose oscuro hasta acabar siendo el loco negro agujereado de estrellas donde, inmóvil, descansa nuestro carro. 

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en Viajes
Comenta este artículo
20 julio 2010 2 20 /07 /julio /2010 19:24

Julio2010 3380Sigo en mi nueva ubicación escuchando paradojas, escuchando contradicciones. Esta mañana un alto directivo de una gran empresa operadora andaba abatido. Con su elegante traje y su aroma a colonia ha subido al estrado y ha expresado su frustración.  Por un momento le he visto perplejo y sin posibilidad de encontrar solución al problema. Elegante alardeaba de los miles de millones invertidos en la creación de infraestructuras, antenas, cables, fibra óptica, repetidores. 

Copia de IMG 3383Orgulloso como un dios señalaba sus objetivos, los mismos que el de otras grandes empresas: llenar el mundo de ordenadores, de teléfonos con capacidad de ver vídeo, todo el mundo con ADSL, todo el mundo con smartphones, todo el mundo interconectado, pensando en los suculentos beneficios que vendrían después, pero sin saber muy bien gracias a qué. Pero después de llevar 20 minutos hablando algo ha cambiado en su semblante, su espalda ha perdido su rigidez y casi ha acabado suplicando al aforo que alguien fuera capaz de explicarle para qué tanto esfuerzo. 

En ese momento ha puesto un video de Youtube. En él, dos chavales de 12 años frente a una cámara web. Son alemanes. Una canción de un grupo perdido, atronadora, comienza a sonar. Los chavales empiezan a hacer gestos, ponen caras y muecas, y cantan la canción en playback. Los miras y te ries. Delante nuestra, uno de los vídeos más vistos de Youtube, millones de visitas, y eso significa uno de los videoclips más vistos del mundo. La canción y su grupo se han convertido en famosos en Alemania. Y todo ello gratís, todo ello sin que la operadora, que les ha llevado la capacidad a los chavales, y a nosotros la capacidad de verlo ,vea un euro. Por ello el directivo estaba deprimido. 

Julio2010 3377Anecdótico, paradójico. desesperante para las empresas que no saben dónde desembocará todo esto. Oscuros túneles, tenebrosos pasillos llenos de puertas que no sabes que guardan. Un nuevo mundo, el poder de los usuarios, la democracia total gracias a la red. Una bobada puede destronar a grandes hechos o no tan grandes. ¿Debemos sonreír? ¿debemos fruncir el ceño? Yo no lo se, y creo que no quiero saberlo. Un beso. 

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en Cosas de todos los días
Comenta este artículo