Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Presentación

  • : Las Razones del Diablo
  • Las Razones del Diablo
  • : Cosas que nos pasan todos los días. Cosas que creemos no son historia, pero lo son.
  • Contacto

Perfil

  • Fausto Lipomedes
  • Ni idea
  • Ni idea

Enlaces

16 diciembre 2009 3 16 /12 /diciembre /2009 20:44

IMG01036Dice mi chica que deje de contar chorradas. Que no hay quien me entienda, que ya esta bien, que hasta dónde quiero llegar. Me lo dice mientras viajo en el metro, rodeado de seres en medio de la oscuridad. Yo pienso que no quiero llegar a ninguna parte, solamente hasta el final del mundo. 
Niebla-dic09 3052Me dice que ya esta bien de nieblas que se cuelan poco a poco, de nieves, de fríos, de gente desaparecida, de muertos y más muertos, pero así me imagino yo el fin del mundo, en soledad, sin saber cada uno de nosotros que ha sido de los demás.  
IMG01037Pienso en todo ello mientras vuelvo a casa. Le doy vueltas a mi cabeza devanándome los sesos sobre qué escribir. Todo se me antoja tan oscuro, todo se me antoja tan solitario que a veces me siento a gusto en ese paisaje, y me da miedo. 
IMG01039Se acaba el mundo a nuestro alrededor, y quizás dentro de 50 años, yo ya no estaré aquí,  nos acordemos de esta primera década del siglo XXI como el inicio del fin del mundo. Ayer hablaba medio borracho de todo esto con gente a la que apenas conozco. Cuando te muestras tan pesimista sobre la raza humana la gente te percibe de manera extraña. Pero poco a poco, ellos también se van desmoronando sobre lo que ocurre todos los días. La conclusión final es que el mundo se acaba, da sus últimos estertores y ni siquiera somos capaces de reconocerlo. No existe esa conciencia colectiva. Muy por el contrario la que existe es realmente positiva, guay, somo gente maravillosa cada vez mejores ciudadanos y cada vez con más conciencia ecológica, con más capacidad de reciclar, de ser solidarios y de pensar en los demás. Pero a pesar de todas estas cualidades, cada vez va peor nuestro mundo, o así lo veo yo, cada vez más triste, más aburrido, más formal. ¡A la mierda!, quiero protestar, poner en duda y criticar. Pero es tan pueril lo que ocurre todos los días, es tan gilipollesco, tan absurdo, tan correcto, que no hay chicha que agarrar y pellizcar. Por ello, mi vida, se acaba el mundo y mis últimos años los quiero hacer contigo. Nos hemos mirado tanto en el espejo. Nos vemos tan guapos, tan atractivos, nos percibimos tan importantes, tan vitales, tan llenos de nosotros mismos, que nos hemos vuelto ñoños y débiles. La raza se debilita y acabará extinguiéndose. Un beso. 

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en El año sin luz
Comenta este artículo
15 diciembre 2009 2 15 /12 /diciembre /2009 12:21

Nevada-Chinchon-14.12.09 3063-copie-1Al día siguiente se vieron pisadas en la nieve pero nunca se encontraron los cuerpos. Eran pisadas erráticas. Las había de personas solas, las había de grupos también. En un momento determinado las pisadas desaparecían y lo único que había delante era un manto blanco inmaculado, virgen. 
Nevada-Chinchon-14.12.09 3079-copie-1Al día siguiente vimos árboles tumbados, árboles torcidos, árboles suplicantes, azotados, arrancados por el viento y más blanco, todo blanco, y ni un alma, ni un sonido, sólo el de la ventisca. 
Nevada-Chinchon-14.12.09 3068-copie-1Al día siguiente se miró en garajes, se miró en sótanos, en cuevas y en huecos subterráneos de la Tierra, pero no se encontró vida. Seguía el silencio, ese silencio puro y frío, una especie de suspiro final natural, enorme, gigantesco, de dimensiones infinitas que abrazaba todo y helaba la carne. 
Nevada-Chinchon-14.12.09 3072-copie-1Al día siguiente no se veía a nadie, tampoco se oían lamentos ni lloros, un silencio resignado. Sólo cabía apretar los dientes y beber nieve. Se acabaron los perros, se difuminaron los niños, se acabaron las risas y las carcajadas. Fue el año sin luz, el año sin Sol, el año en que todo se nubló, el año en que las noches daban paso a un resplandor morado opresor que volvía a convertirse en negro, un negro cada vez más dominador, sometedor del resplandor, experto en lo lúgubre, encubridor del peligro y del miedo. El año sin luz, ese año empezó todo.  

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en El año sin luz
Comenta este artículo
14 diciembre 2009 1 14 /12 /diciembre /2009 20:23
Nevada-Chinchon-14.12.09 3076Y tras la niebla llegó el frío y también , la nieve. Y los pueblos quedaron separados, aislados, a merced de su suerte. Los cadáveres de los seres que se perdieron en la niebla quedaron sepultados para siempre. 
Nevada-Chinchon-14.12.09 3073La tierra quedó cubierta de blanco, y sobre ella también reinaba el mismo color. Sólo algunos caminos quedaron abiertos,  pero nadie quería aventurarse por ellos por miedo a los ataques  y por la incertidumbre de hasta donde llegaban. 
Nevada-Chinchon-14.12.09 3066Fue un amanecer claustrofóbico,  fue un amanecer del que mucha gente no logró salir nunca. Muchas personas no consiguieron volver a salir de casa convirtiéndose ésta en un tumba de frío que no paraba de crecer. 
Nevada-Chinchon-14.12.09 3080Muchas casas de hundieron, las lenguas de nieve lamieron muchas almas, y también muchos cuerpos, de los que ya nada más se supo. Caían por los campos, se hundían en cristales y rápidamente eran cubiertos por otros más que no paraban de caer del cielo. La tierra se encargaba de absorberlos, de esconderlos entre el fango, de llevárselos nunca se supo donde. 
Nevada-Chinchon-14.12.09 3074Fue el año en que los propios árboles se enroscaron en sí mismos tratando de protegerse.  El año en que se nos congeló el aliento, aquel en que tantas gargantas se helaron para siempre, aquel que nos separó, que nos hundió en la soledad de nuestra melancolía, cuando ya no volvimos a saber el uno del otro.  
Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en El año sin luz
Comenta este artículo
12 diciembre 2009 6 12 /12 /diciembre /2009 12:50

Niebla-dic09 3050Fue el año sin luz, el año de sólo resplandores apagados y oscuras siluetas. El año en que dejamos de ver los colores, el año de los cables eléctricos roídos, el del hierro oxidado, aquel en que era imposible ver que máquinas, que superficies y estructuras necesitaban mantenimiento. Fue el año en que dejamos de observar, el año sin horizontes en el que nos acostumbramos a vivir con lo próximo, aquel en que nuestro mundo se redujo, limitándose la distancia a unos cuantos metros. Fue el año que desapareció el cielo, el año que no se oyeron aves, fue un periodo de oscuridad, de presagios horribles, de presentimientos siniestros, de terribles miedos. Fue el año del agobio, de las ganas de respirar, aquel año incierto en el que sólo era distinguible la noche y el día. Fue el año en que tanta gente perdió la cordura. Fue aquel año en que muchas personas, sin más,  salían corriendo de sus casas, cansadas, perdiéndose para siempre en la nada. El año en que fueron abandonados comercios, en el que empezaron a escasear los alimentos, aquel año en que se organizaban expediciones para ir a buscar comida a viejos almacenes de la periferia. 
Niebla-dic09 3044Fue el año que perdimos a los amigos, a algunos no los volvimos a ver, de otros supimos, más tarde, que habían muerto. Fue el año en que todos morimos, el de la insolaridad y el egoísmo, la misma que siempre había existido,  pero que se evidenció tan clara, tan precisa. El año en que nos convertimos en huraños animales, en que nos organizamos en clanes, a lo sumo en tribus. 

Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en El año sin luz
Comenta este artículo
10 diciembre 2009 4 10 /12 /diciembre /2009 16:17
IMG01031Ocurrió el año de las nieblas, el año de las nieblas pegajosas y perennes. Ocurrió aquel año espeso, lleno de vacío, lleno de nada. Ocurrió el año en que hubo tantos suicidios, el año en que la gente dejó de verse para sólo encontrarse. Aquel año de brumas con olor dulzón de río en el que te tropezabas con los cadáveres hasta casi caer al suelo. Ocurrió aquel año con el olor dulzón de muerte. El año sin ruidos, sin luz; el año sin ecos, de miradas tristes y cansadas.  Ocurrió el año sin gritos, el año en que atacaban los perros enloquecidos, el año del miedo, del silencio, el año sin ruidos, ahogado. Fue aquel año sin tridimensionalidad, de superficies perladas de sudor frío. Ocurrió el año de la quietud, de las sombras de fantasmas y ánimas. Ocurrió el año de las agresiones salvajes, aquel que separó a tanta gente, el año de los ciegos, de la gente con mirada turbia, aquel año que nos dimos cuenta de todos los que eramos y de que solos nos encontrábamos. Ocurrió el año que fuimos conscientes de la distancia y de que superarla era toda una aventura en la que te jugabas la vida. Ocurrió el año en que murieron tantas especies, aquel en el que sucumbieron los menos cuerdos, los más alegres, aquel en el que el planeta se llenó de una raza pesimista, taciturna y turbada. Ocurrió el año en que murieron las plantas, en el que los árboles dejaron de crecer y no volvimos a ver el verde,  sólo colores blanquecinos, apagados y pálidos. Aquel año ocurrió todo. 
Repost 0
Published by Fausto Lipomedes - en El año sin luz
Comenta este artículo